943 327 239 - Móvil - 648128445 - Paseo Zarategi 100 - 20015 Donostia fqeuskadi@gmail.com

Campaña prevención de la bronquiolitis para niños y grupos de riesgo.

Alianza Aire continúa con la campaña #StopBronquiolitis, para prevenir la enfermedad en niños y grupos de riesgo.
Los niños con Fibrosis Quística son un grupo de riesgo ante la bronquiolitis, que es más frecuente de octubre a marzo.

La bronquiolitis es una infección respiratoria de las vías bajas causada por virus, suele cursar en niños de más de 2 años y en adultos sanos como un catarro sin mayores consecuencias. En menores de 2 años, y en especial en niños con determinadas condiciones previas, la infección puede ser más seria. El Virus Respiratorio Sincitial (VRS) es el causante de gran parte de las bronquiolitis y tiene lugar de modo más frecuente de octubre a marzo en el hemisferio norte en paralelo a la gripe.

Los niños son los más vulnerables ante la bronquiolitis:
– En niños de más de 2 años y en adultos sanos la bronquiolitis suele cursar como resfriado y ser un proceso leve.
– Lactantes y niños de menos 2 años son los que pueden tener síntomas más severos de bronquiolitis
– La bronquiolitis es la infección de vías respiratorias inferiores más frecuente en los lactantes, en especial de 2 a 6 meses
– Los niños nacidos prematuramente de menos de 2 años, aquellos con cardiopatías congénitas, con Síndrome Down, con fibrosis quística, con enfermedades neuromusculares, con enfermedades raras, con sistema inmunológico débil o con el aparato respiratorio menos desarrollados son infancia vulnerable ante la bronquiolitis.

Síntomas en la infancia y cuándo hay que ir al médico:
Los síntomas en adultos y niños demás de años sanos son parecidos al resfriado -moco, tos y, a veces, fiebre- y cursa sin problemas. Aunque curse sin problemas, en niños de más de 2 años, la bronquiolitis puede contagiarse a niños menores y grupos de riesgo. En lactantes, y grupos de riesgo, la bronquiolitis puede cursar con síntomas más serios. Si la tos empeora, respira con dificultad y se señalan costillas y hay “pitos” en el pecho, presentan dificultad para alimentarse, somnolencia y tono bajo, o si el bebé rechaza líquidos, está pálido, con labios o puntas de dedos de tono azulado…

¿Cómo prevenir la bronquilitis?:
– No existe la protección total pero hay hábitos que previenen: Con el lavado de manos con agua y jabón‬, en casa, guardería, colegio y trabajo.
– Se recomienda lavado de superficies, juguetes y ventilación diaria de hogares y espacios públicos
– Evitar humo de tabaco y los ambientes donde se fuma, no fumar jamás en casa ni donde hay niños pequeños y ambientes de riesgo.
– La lactancia materna hasta los 6 meses ayuda a prevenir la bronquiolitis, hay que apoyarla y facilitarla. Las madres lactantes no deben fumar, fumar incide en una peor salud del bebé, tanto respiratoria como general
– Usa pañuelos desechables y si toses o estornudas no te lleves la mano a la cara.

Prevención farmacológica de uso intrahospitalario para determinados niños dentro de los grupos de riesgo según las recomendaciones de la Sociedad Española de Neonatología (actualizadas en septiembre 2014).
– Tratamiento preventivo uso hospitalario administrado de noviembre a marzo.
Entre esos niños/as del grupo de riesgo están los menores de 2 años con displasia broncopulmonar que hayan requerido tratamiento previo y los menores de 2 años con cardiopatía congénita hemodinámicamente significativa y en tratamiento.
¡Consulta a tu médico sobre infancia vulnerable ante la bronquiolitis y su tratamiento farmacológico preventivo!

No os perdáis el vídeo de Alianza Aire para su campaña ‪#‎StopBronquiolitis que pretende visibilizar esta infección y el impacto que conlleva la hospitalización en familias de lactantes

FUENTE:FEFQ