RELACIÓN MICROBIOTA INTESTINAL Y EL CRECIMIENTO EN BEBES

Publicado por fqeuskadi

6 febrero, 2020
microbiota intestinal

Un desequilibrio en los microbios que pueblan el intestino de los bebés con fibrosis quística  afecta a su crecimiento durante el primer año de vida.

Este hallazgo fue detallado en el estudio «La disbiosis fecal en bebés con fibrosis quística se asocia con un fracaso de crecimiento lineal temprano«publicado en la revista Nature Medicine.

La mayoría de los bebés con FQ tienen un crecimiento lineal bajo (longitud para la edad) a lo largo de sus primeros 12 meses de vida, lo que también afecta su desarrollo pulmonar.

Estudios anteriores han encontrado un vínculo entre un crecimiento lineal más pobre en estos bebés,  la función respiratoria más baja y la supervivencia a largo plazo.

Se estima que el 85% de los lactantes con FQ tienen insuficiencia pancreática exocrina .

INSUFICIENCIA PANCREÁTICA 

Eso se traduce en deficiencias en las enzimas pancreáticas necesarias para digerir adecuadamente los alimentos.
Esta insuficiencia es una causa de la inflamación gastrointestinal, problemas con la digestión, y mala absorción de nutrientes que puede resultar en un aumento de peso deficiente.

Estos síntomas gastrointestinales también pueden contribuir a un fenómeno llamado disbiosis intestinal.

La disbiosis intestinal es un desequilibrio en las poblaciones de microbios presentes naturalmente en el intestino.
Las poblaciones de microbios intestinales (también llamadas microbiota) juegan un papel fundamental en el crecimiento corporal mediante la recolección de nutrientes en el intestino, la regulación del metabolismo del huésped, y la producción de sustancias que influyen en los niveles de hormona de crecimiento.

ESTUDIO RELACION MICROBIOTA Y CRECIMIENTO

Investigadores de la Universidad de Washington utilizaron muestras fecales de bebés con FQ para investigar un posible vínculo entre su microbiota intestinal y el crecimiento lineal entre las edades de 3 y 12 meses.

El estudio incluyó 207 bebés con fq y longitud corporal baja o normal, y 25 bebés sanos adaptados a la edad que sirven como controles. Se recogieron muestras de todos los bebés a partir de los 3 meses de edad para determinar «si el desarrollo de la microbiota parece similar en trayectoria».

RESULTADOS

Los resultados mostraron que los bebés con FQ a los 4 meses tenían una menor diversidad de especies de bacterias en sus muestras fecales en general que los bebés sanos.

Esta diversidad bacteriana mejoró en los bebés con FQ durante su primer año de vida, pero en menor medida de lo que era evidente en el grupo de control.

Durante el mismo período de tiempo, las proporciones entre diferentes grupos de bacterias también se encontraron diferencias en los bebés con FQ en comparación con los bebés sanos.

Específicamente, las abundancias relativas de Proteobacterias fueron mayores en los bebés con FQ.

Estudios anteriores han demostrado que la malabsorción de grasa y la inflamación están asociadas con un enriquecimiento fecal de Proteobacterias y el agotamiento de Bacteroidetes.

Las proporciones de los grupos de bacterias que se encuentran en las muestras también fueron significativamente diferentes entre los lactantes con FQ con bajo crecimiento lineal (una longitud más corta) y los bebés con FQ con crecimiento lineal normal a los 12 meses de edad.
Específicamente, los bebés con FQ más cortos en longitud tenían una disbiosis más pronunciada (desequilibrio en las poblaciones de microbios intestinales).

Diferentes modelos matemáticos utilizados mostraron que los bebés con FQ, en general, tenían una maduración tardía de la microbiota fecal en comparación con los controles.
Los retrasos en la maduración fueron particularmente pronunciados en bebés con fQ de menor duración a los 12 meses de edad en comparación con los bebés con esta enfermedad, pero la longitud corporal normal para esa edad.

«Por lo tanto, la baja duración se asoció con el desarrollo retardado de microbiota fecal en bebés con FQ», escribieron los investigadores.

El equipo también encontró que los lactantes con FQ tenían una menor proporción de especies de bacterias involucradas en la producción de ácidos grasos de cadena corta (SCFA).
Estas moléculas son conocidas conocidas por modular el crecimiento óseo y corporal.

CONCLUSIONES

Según los investigadores:

Estos resultados sugieren que la producción de SCFA por microbiota intestinal de lactantes con FQ puede disminuir en comparación con la de los lactantes sin FQ».

Lo que nos lleva a pensar que «la disbiosis fecal puede contribuir a un logro de longitud inadecuada alterando la producción de SCFA.»

Este trabajo además indica que «las terapias que abordan la disbiosis fecal temprana  o que reponen los SCFA pueden mejorar el crecimiento temprano, la función gastrointestinal y  mejorar la vida con  FQ a largo plazo»,

Añadieron que La «relación entre la microbiota fecal y la baja longitud en lactantes con FQ» vista en este estudio debe ser probada en el trabajo en modelos animales y ensayos futuros.

 

** Esta página es una traducción de la noticia original de CF para facilitar la información a las personas que siguen nuestra web.

Compartir noticia

Te puede interesar…

MANIFIESTO POR LA FQ

La Fundación Española de Fibrosis Quística, lanza un manifiesto por la FQ para visibilizar la enfermedad.

leer más

0 comentarios