943 327 239 - Móvil - 648128445 - Paseo Zarategi 100 - 20015 Donostia fqeuskadi@gmail.com

Dr. Juan G. Álvarez, descubridor del tratamiento con DHA para personas con Fibrosis Quística, habla en una entrevista.

Profesor de la Harvard Medical School – Director Científico del Centro ANDROGE
El Dr. Juan Álvarez, descubridor del tratamiento con DHA para personas con Fibrosis Quística, ha concedido una entrevista a la Federación Española de Fibrosis Quística, en la que nos explica el desarrollo y resultados de sus estudios de investigación sobre el uso de DHA en FQ.

En 1998, el Dr. Álvarez y el Dr. Steve Freedman, entonces profesores e investigadores de la Harvard Medical School, descubrieron una alteración lipídica primaria en la membrana de células del páncreas, íleon y pulmón de ratones knock-out (cftr -/-) de Fibrosis Quística caracterizada por una disminución en los niveles de ácido docosahexaenoico (DHA) y un aumento en los niveles de ácido araquidónico (AA). El tratamiento de estos ratones knock-out con DHA corrigió el defecto lipídico y previno el desarrollo de la enfermedad. Estos mismos hallazgos fueron confirmados en personas con Fibrosis Quística.

¿Qué les llevó a investigar sobre el uso del DHA en FQ?

Dado que una de las manifestaciones clínicas principales en pacientes con FQ es un aumento exagerado de la respuesta inflamatoria a nivel pulmonar y una obstrucción de los conductos exocrinos pancreáticos y del íleon, decidimos estudiar en ratones knock-out de FQ si estas manifestaciones clínicas estaban relacionadas con alteraciones lipídicas en la membrana de las células de estos órganos.

¿Cuál fue el hallazgo más importante en esta fase del proyecto de investigación?

Dado que el DHA está implicado en el transporte intracelular y el AA en la respuesta pro-inflamatoria, decidimos estudiar los niveles de estos y otros ácidos grasos en órganos regulados por el canal CFTR como son el páncreas, íleon y pulmón. Para nuestra sorpresa, encontramos que la relación AA/DHA estaba muy aumentada en estos órganos regulados por el canal CFTR, comparado con ratones sanos, y que en órganos de estos mismos ratones knock-out no regulados por el canal CFTR la relación AA/DHA era normal.

¿Quiere esto decir que ese aumento en AA podría ser la causa de la respuesta inflamatoria tan exagerada que existe en las personas con FQ?

Sí. Dado que el AA es el sustrato precursor de factores pro-inflamatorios como las prostaglandinas y los leucotrienos y que el DHA, además de participar en procesos de transporte intracelular, compite con el AA por la posición sn-2 de los fosfolípidos en donde normalmente se encuentran estos ácidos grasos, nos planteamos tratar a los ratones knock-out de FQ con DHA con el doble propósito de aumentar los niveles de DHA y disminuir los de AA desplazando al AA de la posición sn-2 de los fosfolípidos. Para nuestra sorpresa, después de tratar a estos ratones knock-out justo después del destete con una emulsión de DHA puro derivado de microalgas durante 7 días, vimos que a diferencia de los ratones knock-out tratados con placebo, los ratones tratados con DHA parecían completamente normales en su comportamiento. Mientras que los ratones knock-out tratados con placebo permanecían prácticamente inmóviles en sus cajas, probablemente debidoal dolor abdominal que estos ratones padecen, los ratones tratados con DHA estaban moviéndose continuamente y se comportaban de forma parecida a los ratones normales sin FQ. Después de finalizar el tratamiento con DHA y placebo, los ratones fueron sacrificados y el páncreas, pulmón e íleonfueron sometidos a análisis histopatológico. Para nuestra gran sorpresa, el páncreas, el pulmón y el íleon eran normales al igual que en los ratones control normales. Cuando analizamos los ácidos grasos en estos órganos comprobamos que los niveles de DHA y AA eran también normales. Se había corregido el defecto lipídico y se había prevenido la aparición de la FQ. Posteriormente, se llevaron a cabo estudios similares en células de la mucosa nasal de pacientes con FQ encontrándose el mismo defecto lipídico caracterizado por el aumento en la relación AA/DHA.

¿Esto quiere decir que si una persona con FQ tomase DHA por su cuenta podría mejorar él mismo su enfermedad?

Definitivamente no. El paciente con FQ debe acudir siempre a su médico especialista para que le prescriba el tratamientoque le corresponda. Hay que tener en cuenta que cada paciente debe ser tratado de forma individualizada y que sólo el médico especialistapuede tomar esa decisiónterapéutica.Además, las formulaciones de DHA que se van a utilizar en el tratamiento de la FQ tienen una composición específica especialmente diseñada para tratar a pacientes con FQ. Ha de ser DHA puro y no debe contener ciertos tipos de ácidos grasos como el ácido linoleico y el ácido eicosapentaenoico (EPA), comúnmente encontrados en aceites de pescado, y la dosis de DHA a utilizar es crítica y por lo tanto ha de ser manejada por el médico especialista. El tratamiento con DHA va a jugar un papel prevalente en el tratamiento de la FQ en el futuro (i) a la horade prevenir el desarrollo de la enfermedad pancreática y pulmonar cuando el tratamiento se inicia durante la lactancia; y (ii) a la hora de prevenir, al menos en parte, las complicaciones respiratorias que se producen en pacientes con FQ. De hecho estudios multicéntricos que se están realizando actualmente parecen confirmar la eficacia y seguridad del tratamiento con DHA en pacientes con FQ.

¿A qué edad se debería empezar a tratar con DHA a personas con FQ?

Cuanto antes mejor, lo ideal sería iniciar el tratamiento durante la lactancia una vez que la enfermedad ha sido diagnosticada mediante el screening (tamizaje) neonatal.

¿Cuál es la mejor formulación de DHA para pacientes con FQ?

Como ya comenté antes, la formulación de DHA que se vaya a utilizar ha de tener una composición específica que incluye DHA puro derivado de microalgas y la ausencia de ácidos grasos como el ácido linoleico y el ácido eicosapentaenoico (EPA). El DHA que utilizamos en nuestros estudios iniciales con ratones knock-out cftr -/- era derivado de la microalga schizochytrium sp. que era el que mayorgrado de pureza ofrecía.Esta formulación de DHA, además de eficaz era segura no causando ningún tipo de efectos secundarios. De ahí la importancia de su pureza y de que no contenga ácidos grasos como el ácido eicosapentaenoico (EPA) normalmente presente en aceites de pescado.

¿Se puede conseguir en España este tipo de DHA derivado de microalgas?

En España y otros países europeos ya se están comercializando formulaciones de DHA derivado de la microalga schizochytrium sp. que reúnen las características arriba mencionadas de pureza y composición de ácidos grasos. Una de estas formulaciones es en forma de aceite y requiere de mantenerse bajo refrigeración, la otra se consigue en forma depolvo liofilizado en sobres monodosis.

En su opinión, ¿cuál de las dos formulaciones es la mejor?

El especialista en FQ es quien tiene que tomar esa decisión terapéutica. Lo que sí puedo decirle es que desde mi punto de vista clínico y científico,a la hora de evitar trastornos gastrointestinales, el polvo liofilizado en sobres monodosisresulta serel más cómodo y práctico. Además, al ser liofilizado, no necesita refrigeración.

Desde la Asociación nos sumamos al agradecimiento de la Federación Española al Dr. Álvarez el tiempo que nos ha dedicado para esta entrevista y le deseamos los mejores éxitos profesionales y personales ahora que está residiendo de nuevo en España.

Para contactar con el Dr. Álvarez: jalvarez@androgen.es

FUENTE:FEFQ

¿En qué podemos ayudarte?